miércoles, 30 de octubre de 2013

La tierra prometida




Anuncia el señor presidente del gobierno español que ya llegamos a tierra, que el pírrico aumento de una décima del PIB indica el final del túnel. Literalmente declara:

“Ahora ya no remamos sin horizonte, ahora vemos la tierra, ahora nos consta que vamos bien y por el buen camino. Estamos lejos, sí, pero la tierra está a la vista, alentándonos para que nuestro esfuerzo no decaiga con la esperanza cierta de poder lograr juntos todo lo que juntos nos habíamos propuesto"



Lo cual me sugiere ciertas dudas, como el reconocimiento que se ha estado remando sin horizonte anteriormente, sin saber a donde vamos, como pollo sin cabeza, pero bueno, supongo que son imaginaciones mías, delirios de sintaxis.

Más allá de eso y si robamos el catalejo del capitán pirata que nos conduce, sería bueno escrutar la costa hacia donde vamos. Hasta Hernán Cortés enviaba exploradores antes de desembarcar, no fuera que le esperaran temibles jíbaros con ganas de experimentar sus novedoso winzip humano.

La tierra está a la vista, pero, ¿a que tierra vamos a llegar?, ¿era este el destino que queríamos? ¿nos subimos en este barco para este viaje?

Hemos llegado a una tierra con precariedad laboral, tanto en cuanto a salario como a seguridad, sanidad publica menos pública, menos universal, menos gratuita, educación como Dios manda, aunque sea un estado laico, educación con vías muertas para "tontos", educación con menos posibilidades para pobres, una dependencia pendiente de su desahucio, una sociedad menos social. Ya estamos llegando, ya está la tierra a la vista, y tienen preparadas las cadenas para cuando lleguemos, para disfrutar de la tierra a gusto. Los salarios cada vez más bajos que impiden, por primera vez tal vez en democracia, que el trabajo no ahuyente la miseria. Una sanidad que recibe con los brazos abiertos a las empresas sanitarias que venían de polizontes en el barco, mientras hacen huelga de brazos caídos con inmigrantes para mantener la universalidad. Una tierra donde mientras siguen tasas de desempleo superior al 25% (más del 50% en jóvenes), la banca se regocija del dinero que llueve por todos lados. Tierra de oportunidades sin duda. Con nuevos nichos de mercado en la sanidad, en la educación, con un sector bancario saneado a costa de “pequeños” sacrificios individuales.

El esfuerzo no ha de decaer, la tierra prometida está a la vuelta de la esquina, y para asegurarnos de quedarnos en ella quemaremos las naves. Y lo haremos a base de leyes orgánicas y de modificar la constitución si hace falta, que la tierra prometida bien vale asegurarla mediante una modificación de la inmodificable carta magna.

La tierra nos espera. Allí todo será mejor, tendremos garantizados nuestra jubilación de beneficencia menguante, siempre y cuando podamos tener la suerte de cotizar todos los años que nos exijan, tarea, por otra parte, harto difícil con las condiciones del mercado laboral actual.

Los capitanes que hicieron agujeros al barco que nos gustaba, nos han llevado a tierra seca, para que podamos agonizar como sociedad sin las humedades del mar bravío.

Nos llevan a una sociedad más injusta, menos equitativa, menos libre, más desigual, pero seca.

Supongo que es ahí donde todos queríamos ir. ¿o no?

Si la respuesta es no, deberíamos ejercer nuestro derecho a motín, arrebatar el poder al capitán y trazar un nuevo rumbo.

Pero los cartógrafos que señalan otro rumbo están castigados en galeras, los oficiales de abordo ven pronta la jubilación del capitán y están más interesados en disputarse la sucesión que ocuparse del rumbo, los sufridos pasajeros están hartos de tan larga travesía en el desierto húmedo y temen perder las pocas pertenencias que les quedan y que esperan mantener, tal vez ingenuamente, en esa nueva tierra. Otros no tienen ya nada, ni fuerzas para protagonizar un motín y se han acurrucado en las sentinas esperando a ver que pasa o esperando morir lentamente. Los que quedan esperan un líder que organice la rebelión, pero quien puede, los oficiales, tienen sus propios intereses, y los que quieren no tienen ni el grado de oficial, ni el respaldo de la población cansada y conformista que se aferra al mendrugo de pan duro que le queda y no se atreve a pedir el bistec que se reparten los oficiales.

Y sin embargo espero que algún día sea el de San Crispín, aunque no sea 25 de octubre, y unos pocos tengan más sentido de la justicia que miedo y que planteen batalla en la arena política y que tengan sentido los versos de Shakespeare:

“Y los gentileshombres que están ahora en la cama en Inglaterra

Se considerarán malditos por no haber estado aquí,

Y tendrán su virilidad en poco cuando hable alguno

que luchara con nosotros el día de San Crispín.”

martes, 29 de octubre de 2013

Lecciones del pasado


En un momento sin ideas, sin opciones aparentes, sin soluciones, cabe recordar los motivos. Para que ha de servir la economía, cual es su fin, porque surgieron corrientes de pensamiento que hoy permanecen embalsadas ante la aparente dificultad de fluir si no se viene de la montaña adecuada. Creo que es importante recordar de donde surge eso de querer actuar en la economía. Para ello he copiado, literalmente, un hermoso y magnifico texto extraído de una novela. No de un tratado filosófico, ni de un manual de política, sociología o economía. Un texto publicado en 1862 por alguien que además de otras cosas fue un político, pero fue aún más un poeta, un intelectual, y, por encima de todo, un increíble observador de su época. Es un texto para reflexionar en el siglo XXI, con una voz que grita desde el siglo XIX.

"Por fuera de los partidos políticos propiamente dichos se manifestaba un nuevo movimiento. A la fermentación democrática, respondía la fermentación filosófica: la parte más pura estaba tan conmovida como la turba; de otra manera, pero tanto.

Los pensadores meditaban, mientras que en el suelo, es decir, el pueblo, atravesado por las corrientes revolucionarias, temblaba bajo sus plantas con una especie de vagas sacudidas epilépticas. Estos pensadores, unos aislados, otros reunidos en familias, y casi en comuniones, removían las cuestiones sociales, pacífica pero profundamente; mineros impasibles que trabajaban tranquilamente sus galerías en las profundidades de un volcán, y apenas se distraían por las sordas conmociones y por los hornos vistos desde lejos.

Esta tranquilidad no es una de las menores bellezas de aquella época agitada.

Estos hombres dejaban a los partidos políticos la cuestión de los derechos y trataban la cuestión de la felicidad.

Se proponían extraer de la sociedad el bienestar del hombre.

Elevaban las cuestiones materiales, las cuestiones de agricultura, de industria, de comercio, casi hasta la dignidad de religión. En la civilización, tal y como se va realizando, un poco por Dios, y mucho por el hombre, los intereses se combinan, se agregan, se amalgaman de manera que forman una verdadera roca dura, según una ley dinámica pacientemente estudiada por los economistas, que son los geólogos de la política.

Estos hombres se agrupaban bajo nombres diferentes, pero que pueden ser designados todos por el título genérico de socialistas, trataban de horadar esa roca y de hacer salir de ella el surtidor de agua viva de la felicidad humana.

Sus trabajos lo abrazaban todo, desde la cuestión del patíbulo hasta la cuestión de la guerra. Al derecho del hombre proclamado por la revolución francesa, añadían el derecho de la mujer y el derecho del niño.

Nadie extrañará que, por varias razones, no tratemos aquí a fondo, bajo el punto de vista teórico, las cuestiones promovidas por el socialismo. Nos limitamos a indicarlas.

Todos los problemas que los socialistas se proponían, prescindiendo de las visiones cosmogónicas, los delirios y el misticismo, pueden reducirse a dos principales:

Primer problema:

Producción de la riqueza.

Segundo problema:

Repartición de la riqueza.

El primer problema implica la cuestión del trabajo.

El segundo la cuestión del salario.

En el primer problema se trata de el empleo de las fuerzas.

En el segundo, de la distribución de los goces.

Del buen empleo de las fuerzas resulta el poder público.

De la buena distribución de los goces resulta la felicidad individual.

Por buena distribución debe entenderse, no la distribución igual, sino la distribución equitativa. La primera igualdad es la equidad.

De estas dos cosas combinadas, poderío público en lo exterior, felicidad individual en lo interior, nace la prosperidad social.

Y prosperidad social quiere decir: el hombre feliz, el ciudadano libre, la nación grande.

Inglaterra resuelve el primero de estos dos problemas. Produce admirablemente la riqueza, pero la distribuye mal; y esta solución, que solo es completa por un lado, le lleva fatalmente a estos dos extremos: opulencia monstruosa, miseria monstruosa; todos los goces para algunos, todas las privaciones para los demás, es decir, para el pueblo; el privilegio, la excepción, el monopolio, el feudalismo, nacen aquí del trabajo mismo. Situación falsa y peligrosa que asienta el poder público sobre la miseria particular, y que funda la grandeza del estado en los padecimientos del individuo. Grandeza mal compuesta es que se combinan todos los elementos materiales, y en la cual no hay ningún elemento moral.

El comunismo y la ley agraria creen resolver el segundo problema. Se engañan: Su repartición mata la producción; la distribución igual mata la emulación, y por consiguiente el trabajo; es una repartición hecha por el carnicero, que mata lo que divide. Es, pues, imposible detenerse en estas falsas soluciones: matar la riqueza no es repartirla.

Los dos problemas exigen una solución común para estar bien resueltos; las dos soluciones deben de estar combinadas de manera que formen una sola.

Si sólo resolvéis el primer problema, tendréis a Venecia, a Inglaterra, como Venecia, un poder artificial, o como Inglaterra, un poder material; tendréis el mal rico, y moriréis por vías de hecho, como ha muerto Venecia, o por una bancarrota, como caerá Inglaterra. Y el mundo os dejará morir y caer; porque le mundo deja morir y caer todo lo que no es egoísmo, todo lo que no representa para el género humano una virtud o una idea.

Téngase entendido que por estas palabras – Venecia, Inglaterra – designamos no a los pueblos, sino a las construcciones sociales, la oligarquía sobrepuesta a la nación, y no a la nación misma. Las naciones merecen siempre nuestro respeto y simpatía. Venecia, como pueblo renacerá; Inglaterra, como aristocracia, caerá; pero Inglaterra como nación es inmortal. Dicho esto, prosigamos.

Resolved los dos problemas: animad al rico y proteged al pobre; suprimid la miseria; poned término a la explotación del débil por el fuerte; poned freno al inicuo recelo del que está en camino, contra el que ha llegado ya; ajustad matemáticamente y fraternalmente el salario al trabajo; mezclad la enseñanza gratuita y obligatoria con el crecimiento de la infancia; haced de la ciencia la base de la virilidad; desarrollad las inteligencias, ocupando al mismo tiempo los brazos; sed a la vez un pueblo poderoso y una familia de hombres felices; democratizad la propiedad, no aboliéndola, sino universandizándola, de modo que todo ciudadano, sin excepción, pueda ser propietario, cosa más fácil de lo que se cree; en una palabra, sabed producir y repartir la riqueza, y tendréis justamente la grandeza material y la grandeza moral; y seréis dignos de llamaros Francia.

Esto es lo que, a parte y por encima de algunas sectas que se extraviaban, decía el socialismo; esto era lo que buscaba en los hechos, lo que bosquejaba en los ánimos."

Victor Hugo

Los miserables. 1862.




jueves, 10 de octubre de 2013

Sin rumbo, ¿sin rumbo?



La ciencia económica se divide en dos partes, la positiva y la normativa. La positiva es meramente descriptiva, trata de explicar cuales son los mecanismos causa-efecto de la economía.

Por ejemplo, aplicado a otras ciencias, trataría de explicar el porqué un cuerpo sumergido en el agua sufre un empuje de abajo a arriba igual al peso del agua que desaloja.

La economía normativa trata de, con los conocimientos que se tienen, y con las expectativas y objetivos fijados de antemano, crear normas o diseñar estructuras económicas que obtengan esos objetivos deseados.

Por ejemplo, diseñar una superficie cóncava con el objetivo de meter dentro peso y que no se hunda en el agua. El objetivo es atravesar el mar para desde un punto, llegar a otro. Se llaman barcos.

Hay un objetivo claro, un fin.

Los políticos confunden ambas, deliberadamente u omiten directamente la segunda. Al menos públicamente.

Estamos en una época convulsa en la economía y sin embargo totalmente plana en cuanto a lo que se llama economía normativa. Nadie crea barcos para surcar los mares, ni reparan en los fallos de diseño del barco. Se limitan a achicar agua, y cuando esto no basta, empiezan a echar fuera del ruinoso barco a algunos de los tripulantes para aligerar el peso y que siga flotando un poquito más.

Por la borda salen derechos de los trabajadores, pensiones, sanidad, educación etc. El objetivo es que el barco siga a flote, pero el barco se construyó para que cupiesen todos en ese espacio, a salvo del mar enfurecido. Para que no estuviésemos todos a merced de las olas y que Dios reparta suerte. Los débiles se ahogarán, los fuertes nadarán y aguantarán mejor las tempestades.

Todos estos recortes, modificaciones de la constitución, sacrificios de derechos, todo este echar por la borda para salvar lo que estamos tirando, ¿para qué sirve?, ¿cuál es el objetivo final? ¿dónde está el puerto?

¿Estamos cambiando el modelo económico? No. Estamos en el mismo barco que nos hace zozobrar, pero en lugar de modificar el diseño para mantener el fin, cambiamos el fin para mantener el diseño. Confundimos, tal vez deliberadamente, coyuntura con estructura.

El FMI, a través de su directora ha contado un chiste buenísimo, si no fuese patéticamente preocupante.

Quiere “contribuir” en el debate de la reforma fiscal de España. Sin saber muy bien por que, se me aparece Marlon Brando haciendo ofertas que no podrás rechazar. Y de paso, me entero de la existencia de tal debate, que no es poco.

Como cualquier mago que se precie, debe de existir un efecto de distracción que oculte el verdadero truco.

Empecemos por él, por el brindis al sol. Declara la señora que lleva las riendas del FMI, que hay que sentarse y hablar sobre la evasión fiscal de las grandes empresas, que defraudan mucho. Bueno, contestan los otros, mientras sea sólo sentarse y hablar...

De la misma forma que fuimos a Lampedusa con una caravana de coches oficiales para mostrar nuestro rechazo a las muertes por miseria que conlleva la emigración económica y política....

Incluso podemos lleva el mismo programa que en la isla mediterránea, vamos, nos hacemos ver, pero no nos acercamos a los inmigrantes y nos hacemos kilómetros de avión, y transportamos las flotas de coches oficiales para acabar viendo a los inmigrantes, al sufrimiento, por la tele. Brindis al sol.

Evidentemente no se va a atajar el problema de la evasión fiscal. Hay grandes compañías detrás, con lobbys oficiales en Bruselas, que pagan algún que otro coche oficial. Y como decía Quevedo, poderoso caballero es Don Dinero.

Así que vamos al truco en sí.

El FMI quiere recaudar más por impuestos indirectos que gravan el consumo (IVA), es decir, que en una época con desplome del consumo, se va a gravar más el consumo, para animarlo supongo ¿?.

El Fondo pone en tela de juicio las medidas tributarias en la mayor parte de países y lamenta que “las opciones utilizadas con mayor frecuencia se han guiado por criterios de conveniencia más que por el deseo de establecer sistemas tributarios más sólidos y equitativos”.

Y esto es la traca final. Resulta que hay que subir el IVA, el que pagan todos, los parados, los que tienen trabajo y los inmigrantes ilegales, por igual e independientemente de la renta que tengan, para establecer sistemas tributarios más equitativos. Con un par.


Pero si sigo leyendo, la intención es, no subir los tipos, sino pasar de los tipos reducidos al general. Y dicen que lo quieren hacer porque hay margen recaudatorio.

Traducido, significa que como los tipos reducidos se aplican, básicamente a cosas vitales, como comida, medicina, agua, transporte, asistencia social etc. Pues por mucho que baje el consumo, comer seguirán comiendo. La única forma de recaudar menos subiendo los impuestos de IVA reducido es que la gente dejase de comer, así que hay margen.

Y mientras el empeño por recaudar más aumenta, no aumenta menos el empeño por afanarse en el lanzamiento por la borda. Ahí va parte de la sanidad, dijeron hace poco.

Queremos recaudar más y tener menos. ¿A donde va a para ese aumento del dinero? Porque la sanidad o la educación, por poner un caso, si que se ven donde van, apenas se les veía flotar después del lanzamiento.

En la esquizofrenia de salvar el barco, se está destruyendo el fin que tenía el barco. ¿Para que salvarlo entonces?

¿Acaso no hay más opciones?, ¿acaso no se puede construir otro barco? ¿acaso ya no importa el rumbo, el fin?

Y aquí es donde nos anuncian que el café para todos se ha acabado, que es otra forma de decir que a partir de ahora sólo unos cuantos tomarán café que para el resto no hay.

Sin duda, se trata entonces de un problema de concentración. Lo que está claro es que hay café, pero que no se quiere repartir.

Como el coste de la crisis curiosamente, que lo hay, pero tampoco se quiere repartir. Hemos salvado a los bancos sin que tuviesen que asumir pérdidas, las autopistas radiales de Madrid están en quiebra y el estado deberá asumir la deuda, no las empresas, la planta de gas famosa de Castellón que provoca temblores ha de ser asumida en coste por el estado si se cierra por poner en riesgo a la población.

Beneficios privados, sufrimientos públicos.


¿Estamos seguros del rumbo del barco? Cuando todo acabe, cuando pase el temporal, ¿a qué costa habremos llegado? 
Espero que no se nos recuerde como al Bounty y los capitanes enderecen el rumbo o que los marineros sustituyan a los capitanes.

martes, 1 de octubre de 2013

Huelga indefinida


El domingo pasado se produjo en Palma de Mallorca la mayor manifestación de la historia de esta comunidad, la de profesores. Se da la circunstancia que además han tenido un apoyo masivo de los padres, esos que se ven perjudicados, en la educación de sus hijos, por la huelga indefinida de los profesores. Y se da la circunstancia de que el éxito de esta manifestación se produce después de 10 días de huelga indefinida ininterrumpida. Después de 10 días sin poder llevar a sus hijos al colegio, después de 10 días en los que el curso escolar no ha podido comenzar, el apoyo de los padres es generalizado, hasta el punto de lograr la mayor movilización social de la comunidad de toda la historia.

Afirma el PP que el 10% de la población que se manifestó en Palma no es el sentir general de la población, obviando que es el doble de gente manifestándose que la mayor manifestación hasta esta fecha en Baleares, que reunió a 50.000 personas.

Contrapone su mayoría absoluta en las urnas, como si las urnas supusiesen un muro insalvable para cualquier tipo de protesta en los 4 años de legislatura, como si fuese un cheque en blanco hasta las próximas elecciones, como si la única opción de participación política fuesen las urnas, cada 4 años.

Y lo pone al mismo nivel, aún sin tener nada que ver. Claro que quien hace esas declaraciones es la consellera de educación, que tampoco tiene nada que ver con la educación, y es que a un liquidador se le pide que liquide legalmente, no que sepa gestionar algo que está en proceso de derribo, por eso eligieron a una abogada especialista en el mundo inmobiliario, porque debe saber de leyes, de derribos y de liquidar negocios (el inmobiliario).
Consellera Educación


Pero en realidad, la mayoría absoluta del PP, abrumadora, se debe al 18% del censo electoral. Es decir, que hay un 82% del pueblo que no les dio su apoyo.

Pero tampoco tienen la mayoría de los votos de los que sí fueron a votar. Ni siquiera alcanzan el 50%, pero cosas de la ley electoral, les basta para tener mayoría absoluta.

Y con ese pírrico apoyo social de las urnas, que legalmente les da la mayoría absoluta (ahí dejo eso que se llama legitimación para repensar), se permite obviar la mayor manifestación en la historia en las Islas Baleares.

Nunca salió a la calle tanta gente. Jamás.

Pero no pasa nada, la razón la da el 18% del censo.

¿Que piden los profesores?

La mayoría de noticias hacen referencia al TIL, que impone el inglés a niños de 12 años, sin capacidad para entender inglés, con profesores sin la capacidad para dar clases en inglés y las clases que han de dar son las matemáticas o las ciencias sociales.

Los sindicatos se quejaron por la premura y la imposición y la respuesta del antiguo (le dimitieron) secretario de educación fue, que si no se podía dar las clases en inglés que se darían en spanglish, pero no iba a modificar el calendario de aplicación (que es por lo que se protesta, en relación al TIL). Esta respuesta ya denota cual es el interés por el idioma que se muestra desde la consellería.
Manifestación domingo en Palma


Se denunció el calendario de aplicación ante los tribunales, que lo suspendió cautelarmente para este curso. A las dos horas se había aprobado un decreto ley que esquivaba legalmente la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de las Islas Baleares, donde se verá la importancia que tenía tener una consellera de educación que fuese jurista.

Todo ello con absoluto respeto a la justicia, desde luego.

Pero esto solo es el tema del TIL. La huelga empezó por 72 motivos, redactados y explicados, pero sólo se llevan unos cuantos a la mesa de negociación. Son los siguientes:

- Retirada de los expedientes disciplinarios de los tres directores de Menorca que se limitaron a aplicar la ley, la actual, la LOE, que aunque no guste al PP, es la vigente. Recordar que los inspectores de educación no están de acuerdo con estos expedientes que se iniciaron por una decisión de un político, la consellera, y no de los inspectores educativos.

- Que anulen los recortes que desde hace 4 años lleva sufriendo la educación. Recordemos que el curso anterior, y el anterior, ya se produjeron huelgas por la misma razón, no es algo nuevo.

- Que bajen los ratios de alumnos, que aumentaron por decreto legal, para ahorrar profesores, incumpliendo incluso la normativa en cuanto a espacio por alumnos en las aulas. Cosas que trae la masificación (30 alumnos en infantil por aula, cuando lo aconsejable, pedagógicamente es entre 15 y 20)

- Que se doten las ayudas a comedores, transporte escolar, libros de texto y las becas.

- Que se pongan recursos para la enseñanza en inglés, que ya existe, y que funciona. En Artá (un pueblo de Mallorca), desde hace años, se hace educación bilingüe en ingles, pero con ratios de 20 alumnos y dos profesores en el aula, uno nativo (inglés) y uno de la materia con conocimientos de ingles. Esto funciona, porque hay datos de esta experiencia, pero hacen falta recursos, que es justo lo contrario de lo que hace la conselleria, aumentando ratios y despidiendo profesores.Por cierto, este colegio de Artá es un colegio público.

- Que se sustituyan los profesores de baja. Hasta ahora no se sustituye a ningún profesor que no tenga una baja mínima de un mes, con lo que si la baja es indefinida no se cubre. Al mes se plantea la necesidad de cubrir la baja, y en 15 días, si va bien, hay un profesor nuevo en el aula. Después de mes y medio. Los trimestres, duran, como su nombre indica, tres meses. Los alumnos están ese tiempo sin profesor y sin dar clase. Han perdido la mitad del trimestre.Todo sea por ahorrar.

- Que se respete el derecho de decisión que tienen padres y madres en el centro, a través del consejo escolar, cosa que se están saltando constantemente desde la consellería, despreciando las propuestas y decisiones a las que por ley (LOE) tienen derecho.

- Que haya transparencia en la contratación de interinos (ausente, tal vez por ser interina la mujer del presidente balear)

- Que se paguen las vacaciones a los interinos, a los que se les despide en junio para contratarlos en septiembre y ahorrar el periodo vacacional, algo tipificado como fraude en el mundo laboral

- Retirada del TIL

El TIL ha sido la gota que ha colmado el vaso, pero el conflicto viene de lejos. Se ha ido tensando la cuerda, las actitudes totalitarias y despreciativas han encendido la mecha, pero ya había un polvorín.

Mientras tanto, la sociedad ha donado, en tiempos de crisis, después de 10 dias de huelga indefinida, 200.000 euros como caja de resistencia para esos profesores, los mismos que no permiten iniciar el curso a sus hijos.

Se ha pactado, en prácticamente todos los colegios, no llevar a los hijos al colegio los jueves y viernes, para que los profesores no hagan huelga esos días y no pierdan tanto dinero. Repito, después de 10 días de huelga indefinida. Aunque no salga en la televisión.

Y pese a todo no es el sentir popular. El 18% del censo lo certifica.

martes, 24 de septiembre de 2013

Tururú

Hoy me he levantado con una noticia que me ha espabilado más que el café. En ABC, primera plana, "España empieza a convencer al mundo".

Como no sabía muy bien de que convencía al mundo me pongo a leer y resulta que de lo que hablan es de economía, con lo que no m e queda claro de que España hablan. Y resulta que hablan de ésta. 

España ya mejora.

España ya mejora, los 6 millones de parados están encantados, España mejora, y los pensionistas con pensión reducida por ley están entusiasmados, España mejora y los profesores despedidos están emocionados, como los alumnos, que ahorran en calefacción al estár más juntitos en las aulas, por aquello de la masificación, España mejora, y los enfermos crónicos están fascinados por contribuir con el pago de medicinas necesarias para su supervivencia un 50% más caras.

España mejora, y los que esperan cobrar lo prometido por la ley de dependencia desde hace dos años están que se salen de contentos. España mejora, y desde las colas de espera de la sanidad se regocijan, España mejora y los que se han quedado sin beca y sin poder estudiar, a pesar de aprobar el curso, están en éxtasis de felicidad. España mejora, y los que no pueden pagar la subida del 50% de las tasas universitarias están maravillados con la noticia, españa mejora, y por eso los que firman ERES favorecidos con la nueva ley laboral lo hacen con alborozo, al saber que la rebaja de su sueldo ayuda a ganar competitividad y que la empresa venda más en china. España mejora, y los 600.000 niños que se quedarán sin ayudas para material escolar, lloran de alegría.

España mejora, y los bancos que se han ahorrado 61.000 millones, que son los que hemos puesto todos los españoles a su servicio, a fondo perdido, por solidaridad, están agradecidos. España mejora y los camareros licenciados contratados por horas encadenando contratos precarios con trabajos en negro se marchan orgullosos a la casa de sus padres, donde viven desde hace 35 años. Como se ve, hay muchos motivos para la alegria desbordada en España, las empresas del IBEX remontan y tienen beneficios pese a la crisis, ¿que más podemos pedir como país?

España mejora, y quien quiera verlo sólo debe coger un avión y aterrizar en el aeropuerto de castellón o de Ciudad Real, donde no tendrá problemas de pistas disponibles.


miércoles, 18 de septiembre de 2013

Ola ke ase, despertamos o que ase?


Imaginemos un país donde se prohibiese hablar mal de los gobernantes en las escuelas, donde los libros a utilizar tuviesen que pasar por la aprobación previa de la censura de los gobernantes, donde dentro del recinto escolar se legisle por ley cuales son los símbolos ideológicos permitidos (o que el que legisla entienda por ideológicos) donde un acto de protesta por parte de la comunidad educativa terminase con la elaboración de unas listas con nombres y apellidos de los que han protestado y enviada diligentemente al gobierno contra el que protestan.

Y ahora dejen de imaginar. No, no estamos en los años treinta europeos, ni en la antigua unión soviética, ni siquiera en la dictadura de aquel señor bajito que nos acompaño unos 40 años. Estamos en Baleares. Hoy. En democracia.

No es que se regule el temario, es que dentro de ese temario se regula el enfoque con que se explica el temario, las formas. Se prohíbe hablar mal de los políticos. Cosa que incluye cualquier tipo de crítica. Sólo queda pues, como posibilidad de disertación, la mera descripción de los hechos (siempre y cuando no dejen mal a los políticos ya que puede ser considerado como mal meter), sin opinión o la loa descarada, que no está prohibida, curiosamente.

Si se explica matemáticas, es fácil cumplir la ley. Si se da economía, filosofía, sociales etc. La cosa se complica. A no ser que queramos explicar las cosas sin contextualizarlas a la realidad social, cosa de difícil encaje en eso que se llama pedagogía.

Y esto se hace en un mundo, en un país en que es difícil saber contra quien gobiernan los políticos. Contra, no a favor.

Estamos en una realidad donde el presidente del gobierno, en campaña electoral acusa a Zapatero de subir los impuestos sin que estuviese en su programa electoral, que él no hace lo que no está en su programa electoral.

Rajoy, actual presidente por mayoría absoluta, prometió no subir los impuestos, y nos despertamos con el IVA al 21% y con subidas en el IRPF, prometió líneas rojas en los recortes, la sanidad publica libre y gratuita, las pensiones, la educación eran intocables.

Y nos despertamos con el señor Wert anunciando, sin wertgüenza, el aumento de un 20% en las becas para a continuación reconocer que pese a ese aumento unos 10.000 estudiantes se quedarán sin beca, pese a que otros lo cifran en 80.000. Todo ello sumado con los 600.000 alumnos que se quedarán sin ayudas para material escolar. Cosa aparte es que las becas se dividen en dos pagos siendo el primero garantizado y el segundo condicionado a disponibilidad presupuestaria. Es decir que a uno le conceden la beca, pero no es seguro que la cobre toda. Y todo esto bajo la delgada línea roja marcada en la campaña electoral.



Y nos despertamos con una subida de IVA al 21%, mientras guardamos las banderolas, las pancartas, las camisetas y los twiters en el lugar del olvido donde se almacena todos los argumentos de la campaña, en el rincón más oscuro.



Y nos despertamos con una privatización de la sanidad pública, regalando los modernísimos hospitales, inaugurados por Esperanza Aguirre, a las empresas privadas con full equipment. Los antiguos privatizadores, ahora en la empresa privada, los recogen con gusto. Se excluyen medicamentos de la seguridad social para que siga siendo gratuita, se excluyen beneficiarios para que siga siendo universal, y se privatiza para que siga siendo pública. Cumpliendo a rajatabla las líneas rojas que nos prometieron y por lo que les votamos (los españoles por mayoría), La justicia dice que no, que se paralice, pero a los politicos de turno, esos que respetan la ley y las decisiones judiciales, dicen que seguirán adelante con el proceso. Eso sí, con absoluto respeto a las decisiones judiciales.

Y nos despertamos con la buenísima noticia de que las pensiones siempre van a subir. Y no veas el alivio que nos dan. Pero unos días después, y tras leer la letra pequeña, resulta que lo único que hacen es darnos.

Resulta que acto seguido nos despertamos con la noticia de que la reforma de las pensiones, esa que no nos va a bajar la pensión nunca, hará que la pensión media se devalúe unos 1.500 euros anuales. Que el propio estado estima que subiéndonos la pensión por ley si o si se ahorrará 33.000 millones entre 2014 y 2022. Se dejarán de pagar 33.000 millones en pensiones y eso subiendo la pensión siempre. Magia. Sin saltarse las líneas rojas que nos prometieron y por las que tienen mayoría absoluta.

Y nos despertamos en un país con unos señores que quieren dejar de ser España, quieren dejar de formar parte de la tierra de los naseiros, filesas y bárcenas, por este orden. Cosa comprensible si no fuese por querer formar parte de los millets, itv-pujol, financiación ilegal de Unió etc. Mismo perros con distinto collar. (Dejando a un lado sentimientos nacionalistas, que como sentimientos son comprensibles) Claro que el resto de zonas no está muy diferente, Andalucía, Galicia, Valencia, Baleares....cada uno tiene lo suyo. Mismos perros.

Y miro este pueblo como se defiende del gobierno que legisla contra él, y veo como pelea en los tribunales, que anulan la privatización de la sanidad madrileña, el cierre de centros sanitarios en castilla la mancha, el cambio en la educación en Baleares....y veo como, con absoluto respeto a la justicia, se sigue adelante con todo ello, a golpe de decreto ley si hace falta.

Y veo como no se ve nada raro en mantener a un presidente del constitucional, con voto de calidad, afiliado al PP, y a jueces perseguidos por actuar contra el gobierno, con Garzón tumbado, Bermúdez apartado, Ruz cuestionado, Castro espiado y de los Cobos sentado tranquilamente en su sillón de presidente constitucional.

Y si me despierto del todo igual me da por pensar que el aparato de gobierno ejerce contra su pueblo, cambiando las leyes cuando los jueces, aplicando la ley, les tumban las medidas de gobierno, como en Portugal, donde el constitucional tumba la ley que permitía el despido de funcionarios, porque era contrario a la ley, porque era contra el pueblo. Y podría ver a Holanda, anunciando solemnemente el fin del estado del bienestar, un país con casi el doble de la renta per cápita de España. Y ahí empezamos a ver no sólo contra de quien se legisla, que también, sino a favor de quien.

Y veo satisfechas a las empresas adjudicatarias de la sanidad, y veo felices a los bancos rescatados que no han caído, y veo felices a las universidades privadas, y veo felices a los fondos de jubilación privados, y veo felices a las empresas que pueden contratar más barato y veo feliz a un gobierno que se ampara en su mayoría absoluta para disfrazarla de razón, aunque ya no vemos las líneas rojas por ningún lado de tanto traspasarlas, y aunque los que no pueden pagar los servicios de tan felices señores, no estén precisamente felices.

Por cierto, y aunque no tenga nada que ver, hoy me he despertado con la noticia de que Rato, sí, ese de Bankia, es fichado por el Santander. Y es que hay que saber ser agradecido.

Y yo que creía que había que enseñar a los niños a ser críticos, a saber pensar. Y creía que los políticos eran delegados del pueblo que los elige, a su servicio y sujetos a su evaluación, y creía que la democracia se ejercía continuamente, como prevé la constitución, y no sólo cada cuatro años. Y yo que creía que votábamos a un partido para que hiciese lo que dice que va a hacer.

Claro que todo eso me pasa por crédulo. 


PD: Agradecer un préstamo narrativo a Juan José Millás y su excelente  Sindiós, de 2012, vigente hoy con más fuerza.

martes, 3 de septiembre de 2013

Cláusulas techo y suelo en las pensiones


Los filibusteros de la palabra, del retruécano, de los circunloquios literarios, atacan de nuevo.

Magia. Juego de palabras. Filosofía barata (con permiso de M-CLAN). Engaño consciente en todo caso.

La reforma en las pensiones está aquí. Y nos anuncian que las pensiones no van a bajar nunca. De la misma manera que se anuncia un descenso en el incremento del paro. Como digo retruécanos al servicio de la confusión, como mínimo.

En el gobierno se saltaron en bloque la lección que hablaba de precios constantes y precios corrientes. Estaban muy ocupados machacando discos duros.

Resulta que las pensiones no se revalorizarán en función del IPC, sino de un complicado sistema que toma en cuenta la evolución de la economía, el déficit público, los ingresos del estado etc.

En todo caso las pensiones siempre subirán, al menos, un 0,25%. Es nuestra cuota suelo. Para compensar, y como los bancos, nos ponen una cuota techo, el IPC+0,25%.

Deberíamos estar contentos. Nunca van a bajar las pensiones.

Mentira.

Vamos a poner como ejemplo una situación:

Los precios suben un 6%. Hacer la misma compra cuesta un 6% más, con lo que si los ingresos no nos lo suben en la misma proporción, deberemos comprar menos. No tendremos suficiente para seguir comprando lo mismo. Seremos más pobres. Nos habrá bajado el poder adquisitivo de esa pensión. Nos habrá bajado la pensión.

Y de la misma forma, si los precios suben el 6% y la pensión sube el 2% seremos un 4% más pobres, ya que la subida de la pensión no cubre la subida de los precios. Seremos más pobres aunque nos suban la pensión.

Vamos a verlo en la situación actual. 1,80% de inflación general interanual en julio (pero un 4,40% en alimentos y un 3,70% en medicinas o un 10,40% en enseñanza). Con una situación económica pésima, brotes verdes aparte. Con una caída bestial en ingresos públicos, con un déficit que se sale de las “recomendaciones” europeas, con una deuda pública cabalgando a rienda suelta.

Según estos datos, las pensiones sólo subirían un 0,25%.

Esto significa que somos un 1,55% más pobres según el índice general, un 4,15% más pobres si de comida hablamos, un 3,45% si son medicinas, y si decidimos ayudar al nieto en los estudios nos deberemos apretar el cinturón un 10,15% más.

En todos los casos somos más pobres, pero nos han subido la pensión y estamos contentos.

Tengo un euro diario para comprar el pan, que vale un euro. El pan sube a 1,50 y la paga a 1,02. Conclusión, me han subido la paga y ya no como pan.
 
Las pensiones se ajustaban al IPC para mantener el poder de compra. Para que pudiésemos seguir comprando pan. Ya no.

Pero además tenemos cláusula techo.

Cuando la economía vaya bien, cuando los ingresos públicos sean los que tocan porque por fin hemos conseguido reducir la gran bolsa de fraude fiscal en las grandes empresas (80% del total del fraude), cuando ya no tengamos una deuda pública desbocada porque los bancos han decidido hacerse cargo de los 36.000 millones que les tocaba pagar pero que hemos pagado todos, cuando los reyes dejen de ser los padres, la pensión subirá, como máximo un 0,25% más del IPC.

Es decir, recuperaremos la capacidad de compra perdida sólo en un 0,25%.

Recordemos, que en el caso expuesto antes, y con datos reales, en un solo año habíamos perdido, según IPC general un 1,55%.

¿Cuantos años hacen falta a este paso para recuperar lo perdido en uno sólo? Hagan las cuentas. 


Para entendernos, es como si estuviesemos en una escalera donde podemos ir hacia arriba o hacia abajo. La escalera es la capacidad de gasto real, es decir, nuestros ingresos entre el nivel de precios. Nuestra capacidad adquisitiva.

Hacia arriba sólo podemos avanzar de uno en uno, pero hacia abajo no hay límite de escalones a bajar. El límite lo pone el nivel del IPC, cuanto más grande sea el IPC más bajaremos, pues estamos anclados en ese 0,25%. 

Si el IPC es del 1%, bajaremos 0,75%, si es de 3% bajaremos 2,75%, sin límite en la caida.

Si subimos, sea cual sea el IPC, sólo subiremos un 0,25%.

A largo plazo, de esta manera, aunque miremos hacia arriba en las escaleras, tenemos muchos más números de acabar por debajo de la situación en que empezamos. Es decir, de perder poder adquisitivo.

El gobierno nos ha puesto una cláusula suelo que no nos frena la caida y una cláusula techo que nos frena la subida. Por nuestro bien.    

Así que tenemos un nuevo sistema, que nos aboca a una pérdida de poder adquisitivo importante cuando vienen mal dadas y un freno a la recuperación de ese poder adquisitivo cuando llegan los días de vino y rosas. Esto creará una espiral a la baja en el poder adquisitivo de las pensiones a largo plazo.

De nuevo, el gobierno legisla contra la población más desfavorecida, mientras siguen bastando 4 años en el congreso para cobrar la pensión máxima.

Pero nos lo explican tan bien que no nos importa. Las pensiones nunca bajarán o se congelarán, en precios absolutos claro. Nos darán 1,02 euros. Con esta alegría, ¿a quién le importa que el pan haya subido a 1,50?

Y esta vez no vendrá ningún tribunal a declarar ilegales las cláusulas suelo de las pensiones. 


Lo triste es que he podido comprobar que la estratégia de desinformación funciona en la población. Las ruedas de molino entran igual de fácil que una aspirina. Cuando tratas de explicar la realidad, los datos relativos, que son los realmente importantes, como poco lo que te devuelven es una cara de incredulidad, como si acabases de decir que la tierra es plana. ¿Acaso no suben la paga a 1,02?¿cómo va a ser eso malo?

La información cuesta, me refiero a que tiene un coste, leer, informarse y finalmente entender. El gobierno, cualquiera, lo sabe. Sabe que rara vez la mayoría pasa de la fase de leer. Así que se publica con titulares gordotes que la paga aumenta a 1,02.

Nos vamos tan contentos con lo buenos que son nuestros dirigentes. Aunque no acabamos de entender cómo es que ya no podemos comprar pan.
   
Pero algo bueno nos queda. Hemos encontrado un nuevo nicho de mercado. El márketing lingüistico, para decir lo que haremos pero pareciendo que haremos lo contrario. Orwell lo llamaria neolengua, yo sólo engaño.

martes, 27 de agosto de 2013

Por qué miente?



En España tenemos una sangría de déficit que nos obliga, que dirían los mal llamados políticos, a reducir gastos y subir impuestos.

Han subido el IVA, han subido el IRPF y ahora acaban de anunciar una próxima bajada del impuesto de sociedades para grandes empresas.

Si, no es una errata. Bajada de impuestos.

¿Como?, ¿que no han oído este anuncio?. No pasa nada. Aquí os lo dejo. El titular es el siguiente “El Gobierno ampliará el concepto de pyme para ayudar a que fluya el crédito”

No. Tampoco es una errata. Lo que pasa es que el anuncio está enterrado entre una maraña de palabras que además es falsa.

Como dijo Jack el destripador, vamos por partes.

Las pymes (pequeñas y medianas empresas) tienen una serie de ventajas que no tienen sus hermanas mayores. Entre ellas las fiscales. Tienen un régimen de cálculo de lo que se entiende por beneficio tributable diferente que hace que con los mismos números, una pyme aplique el porcentaje del impuesto sobre una cantidad menor. (tienen posibilidad de aceleración de amortizaciones, no tienen limitada la deducibilidad de las amortizaciones y una serie de bonificaciones y deducciones a las que no tienen acceso las grandes empresas, por no aburrir)

Es decir, que dos empresas con un beneficio de 100 pagarán impuestos en base a 100, si es empresa “normal” y otra en base a 80 en función de su especial fiscalidad. (en la práctica esto no es así pero por otro cantar que ahora no interesa)

El porcentaje del impuesto de sociedades será aplicado pues sobre 100 o sobre 80, dependiendo si se considera PYME o no.

Si aumentamos la cantidad de empresas que se pueden considerar pyme, aumentamos la cantidad de empresas que pueden tributar sobre 80. Bajamos la recaudación.

Pero es que además las pymes tributan al 25% (sobre los primeros 300.000 euros de beneficio) y las empresas normales al 30%. Así es que de golpe, el tener la etiqueta pyme te rebaja un 5% el tipo impositivo.

Todo ello en un contexto de continuas subidas impositivas de todo tipo.

Pero todo sea por el bien del país. De Guindos dice que esta medida afectará a una gran cantidad de empresas, por lo que se podrá crear empleo.

Pues bien, sin cambiar nada, las pymes suponen un 99,8% del total de las empresas españolas según Pablo Pombo Gonzalez, Jesús N. Ramírez Sobrino y Jesús M. Gallurt Povedano, profesores de la Universidad de Cordoba, autores de este interesante estudio para el articulo que nos ocupa.

Así que la gran cantidad de empresas a las que se refiere el ministro son un 0,2% del total. Y eso suponiendo que todas pudiesen pasar a ser pymes y no hubiese en España ninguna empresa “normal”.

La nueva normativa se hace para incluir a parte de ese 0,2%. Gran medida, pensando en todos.

La nueva medida está hecha para que fluya el crédito a las pymes. Resulta que en este país hay un 99,8% de empresas que no pueden acceder a la financiación, que de repente van a poder hacerlo al incluir a parte de ese 0,2%. Personalmente no llego a entenderlo, pero por eso quizás no soy ministro.

Una de las razones por la que hacerse pyme es que es más fácil obtener crédito. Eso afirma de Guindos. Y lo hace escudándose en el acuerdo BASILEA III.

De nuevo no entiendo nada. Resulta que según el equipo de Análisis y Estrategia de Inversión de AXA Investment Managers, en un estudio realizado, constata que en España las condiciones de financiación para las pymes se han endurecido, y apunta, como causa, entre otras, a la regulación de Basilea III.

Es decir, que la causa para facilitar financiación que esgrime el ministro es la misma causa que justifica, para AXA Investment Managers, el empeoramiento de las condiciones de financiación bancaria.

De la misma opinión es la conclusión del estudio citado anteriormente, realizado por los profesores Pablo Pombo Gonzalez, Jesús N. Ramírez Sobrino y Jesús M. Gallurt Povedano, de la Universidad de Córdoba.

Recapitulando, yo leo que unos señores hacen unos estudios desde diferentes ámbitos, pertenecientes a distintos países y llegan a la misma conclusión, que los acuerdos de BASILEA III recrudecerán la financiación bancaria de las pymes (y favorecerán al sector bancario). Axa Investment Managers incluso aconseja a las pymes buscar fuentes de financiación alternativa a la bancaria ante las perspectivas negativas. 
 
Leo que en España, el 99,8% de las empresas ya son pymes con la actual definición legal.

Leo que las pymes tienen una serie de incentivos fiscales y contables que no tienen las empresas “normales”.

Y leo, no sin sorpresa, que vamos a ampliar la definición de pymes para que se pueda acceder a la financiación de forma más fácil. Que va a afectar a un gran número de empresas. Que se hace porque según los acuerdos de BASILEA III es más fácil que den financiación a las pymes

Y no entiendo como van a acceder a esa mejor financiación el 99,8% de las empresas que ya eran pymes antes, no entiendo como puede ser que un mismo acuerdo (BASILEA III) sea una película tan diferente para distintos espectadores, no entiendo que una gran cantidad de empresas sean, como máximo, el 0,2% del total de las empresas españolas. No entiendo como una actuación sobre menos del 0,2% de las empresas españolas va a afectar al total de la economía.

Si entiendo en cambio que hay empresas que van a pagar menos que antes al pasar a ser pymes, unas pocas.

Seguramente lo que me pasa es que no entiendo cual es el trasfondo de todo esto, el motivo real de esta actuación institucional para tan poca población (0,2%). Así que me volveré a leer el argumentario oficial para repetir sin pensar. Y por supuesto habrá que dejar de leer nada relacionado con lo que venga del ministerio, no sea que, como en este caso, se desmonte el castillo de naipes. Es incomodo eso de saber que te mienten.

Aunque me queda la duda. ¿Si las razones por las que dicen que van a hacer algo se demuestran falsas, cual es la verdadera razón?

Y aquí hay que empezar a temblar. Cuando uno sabe con seguridad que le están mintiendo y no entiende el motivo.

jueves, 22 de agosto de 2013

¿Cuanto valgo?



El articulo 35 de la constitución española establece que todos los españoles tienen derecho al trabajo con una remuneración suficiente para atender a sus necesidades y a las de sus familias.

Un derecho constitucional pues. Vamos a dejar a un lado la familia. Vamos a suponer que esa remuneración suficiente ha de ser sólo para mantener las necesidades propias. Sin cargas familiares.

Haría falta saber que es eso de salario suficiente y que son necesidades. Supongamos que las necesidades básicas son las que impiden a uno morirse. Bajo ponemos el listón sí. Tan bajo que por debajo de eso, moriríamos.

Dentro de estas necesidades básicas pondremos pues alojamiento, comida y vestido. Perpetuarse en el tiempo, nada más. Un sitio donde dormir, un plato en la mesa y taparse del frío.

¿Que es eso de suficiente? Pues parece claro que sería lo mínimo para poder costear todo ello. Entonces dependerá de los precios. Tener 100 euros no es ser rico ni pobre. Depende de lo que cueste el pan. Si cuesta un céntimo, será rico, si cuesta 75 euros se es pobre.

Esto se entiende mejor si cambian a una moneda desconocida en su uso, en su valor. Pongamos que usted cobra 1.000 dirhams al mes. ¿Es suficiente? Imposible saberlo si no podemos saber cual es la capacidad de compra de esos 1.000.

Volvemos a lo que conocemos, al euro. ¿Que cantidad es suficiente para vivir? Según todas las convenciones, para el alojamiento, bien sea comprando, bien sea alquilando, deberíamos utilizar sólo un 30% de nuestro presupuesto. Más allá de este porcentaje, de hecho, las entidades bancarias tienen recomendado no prestar dinero para la compra de una vivienda. La causa es que se estima que no habrá suficiente capacidad de compra para financiar los demás gastos vitales, lo que pone en riesgo el pago de las cuotas del préstamo y por tanto la inversión bancaria.

El salario mínimo interprofesional para 2013 es de 645,30 euros. Fijado por el Real Decreto 1717/2012, de 28 de diciembre, es decir, por una norma que debe ser constitucional, respetar la constitución.

Así es que ese sueldo se considera suficiente para cubrir las necesidades de un ciudadano. Si nos atenemos a la regla del 30% para pagar la vivienda, tendríamos 193,59 euros. Con eso debería poder un ciudadano de cubrir, cada mes, sus necesidades de alojamiento. Cada lector vivirá en diferentes partes de la geografía española. No se en cuantas se podrá cubrir la necesidad de alojamiento con esta cantidad.

Los críticos dirán que no es del todo cierto porque ese salario se divide en 14 pagas. Prorrateando nos quedaría, utilizando las pagas extras unos 225,85 euros para financiar la vivienda. Se antoja escasoincluso, inconstitucional.

Pero esto es el sueldo mínimo, seguramente se cobrará más. Y en todas partes no es igual de cara la vivienda.

Bien, necesitaríamos una prueba empírica. El Observatorio de Emancipación del Consejo de la Juventud de España (CJE) acaba de publicar un estudio cuyas conclusiones revelan que un joven debería cobrar un 80% más de su salario actual para poder acceder a la compra de una vivienda, teniendo en cuenta que "sólo el 30% del sueldo debería ir destinado a este fin".

Un 80% más de lo que está cobrando actualmente para poder acceder a la compra de una vivienda. Un 80% más para que se cumpla un precepto constitucional. Dada la escasa diferencia en España entre alquileres y compras en lo que a cuota mensual se refiere, parece que es indiferente la forma de adquisición de ese derecho de vivienda.

De hecho, el estudio señala que con el salario medio de una persona de 30 a 34 años en España sólo se podría acceder a una vivienda de alquiler en el mercado libre en Extremadura y Castilla-La Mancha. "Acceder a una vivienda es una utopía para la mayoría de los jóvenes".

Acceder a un derecho constitucional es una utopía. Vaya.

Parece claro, creo, que el nivel de suficiencia de los salarios dependen del nivel de precios. Por ello, los salarios se ligaban al IPC. Conforme subía el IPC, los precios, subían los salarios. Para mantener el mismo nivel de “suficiencia”. Suponiendo que partiésemos, realmente, de un salario suficiente.

El salario ya no se vincula al IPC. Se ha desligado la evolución de los salarios del nivel de suficiencia. Alguien podría plantear que esto va en contra del espíritu de la constitución.

Además es un hecho que se han bajado los salarios en España, no así el nivel de precios.

Por otro lado, continúan las “recomendaciones” para bajar los salarios un 10%, de momento.

Con todo ello, los salarios corren serio riesgo de no ser suficientes, de no asegurar las mínimas condiciones para que cumplan su función para con los asalariados, con el riesgo de que la pobreza se extienda.

Pero hay una manera fácil de solucionar el tema. El salario es suficiente si al nivel de precios existente permite adquirir las necesidades básicas.

Señores empresarios, ¿bajamos los precios de los productos?, ¿reducimos márgenes?, ¿reducimos beneficios?

viernes, 16 de agosto de 2013

Chiquilladas


El secretario general de las NN GG del PP de Gandia realizando el saludo falangista.
Los cachorros de políticos, esos que se dedican a aplaudir a alguien que entra en un juzgado a declarar, esos palmeros voluntarios con aspiraciones a ser palmeados algún día, están de actualidad.

El presidente de las nuevas generaciones del PP de Xativa subió, voluntariamente, una foto a su facebook para regalarnos una bonita instantánea con un saludo Nazi, o fascista patrio, como quieran.

Se excusan en su partido con eso de que son jóvenes y por tanto sus actos chiquilladas. Con todo lo tétrico que es hablar de chiquilladas cuando hay actitudes macabras de por medio. Por ejemplo, en un extracto de una entrevista a la madre de Hannibal Lecter, ésta se sinceró con el periodista: “vi que mi hijo estaba sacando
los ojos al perro  con una cucharita de café, pero no hice caso, son chiquilladas, cosas de niños”.

No se si es bueno tener a un dirigente de nuevas generaciones, y quien sabe si futuro responsable político comportándose como un niño. No se si es bueno que los niños se escuden en su niñería para ser menos hombres. No se si es bueno que los adultos no reprendan a sus infantes cuando observan conductas inapropiadas.

Todo esto, suponiendo que se consideren conductas inapropiadas. Porque tal vez la chiquillada no sea sacarle los ojos al perro. Tal vez la chiquillada sea hacerlo públicamente. Tal vez la chiquillada sea no disfrutar de ese placer en la intimidad.

En un mundo, el político, donde los parpadeos públicos están medidos y previstos, donde la opinión propia se toma unas vacaciones perpetuas junto con la dignidad para hacer sitio al argumentario oficial. Donde las opiniones son las de fuenteovejuna y Fuenteovejuna es prefabricada argumentáriamente. Los tics propios, los versos sueltos, los renuncios, las salidas del tono oficial, son los realmente importantes.

Lo demás son actuaciones medidas por asesores de imagen y marketing social destinados a causar un efecto. Son intencionados.

Melissa Ferrer, concejala del PP de Canals

La persona que hay detrás de esa intención se revela únicamente en los actos libres, fuera del corsé oprimente de la política de comunicación de la política, sin que ello sea un intento de denigrar los términos política o comunicación, a los que desde aquí les pido perdón si se han sentido ofendidos.

Los micrófonos abiertos nos dirán quienes son los políticos, las actuaciones públicas oficiales nos dirán quienes quieren que creamos que son. 


El presidente de NN.GG. del PP de Xativa y sus chiquilladas

La verdadera cara es la que queda cuando se nos olvida salir con máscara. Solo hace falta saber ver y tomar lo natural por lo natural y lo artificial por lo artificial. 
Sin chiquilladas.

lunes, 12 de agosto de 2013

Para que nadie pierda



Andaba yo el otro día de cena con unos amigos. A la hora de pagar se estableció una pequeña discusión sobre la forma de pago. Que si efectivo, por ser lo tradicional, que si con visa, que la pasan a final de mes sin intereses, si con la tarjeta de nosequé, que te hacen descuento.... 
Todo ello provocado por otra discusión anterior donde se quedó de acuerdo en lo caro que resultaba la cena, y ante la inevitable tragedia del trámite del pago, se encadenó la trifulca mencionada sobre la mejor manera de capear el temporal, de pagar. 
Yo miraba la factura y la discusión divertido. Intervenía de vez en cuando. Aunque en el fondo estaba relajado. Lo único que tenía claro es que yo no iba a pagar de ninguna manera, ni en directo ni en diferido que diría una buena amiga mía.

Pues eso pasa en Europa con los bancos.

Los bancos están en quiebra técnica ante la situación de desequilibrio de su balanza. No pueden hacer frente a los pagos comprometidos con los recursos disponibles.

Recordemos que los pagos son todos los derechos que los demás tienen sobre el banco, es decir, depósitos en cuentas y productos de inversión. Básicamente el dinero que los clientes han metido dentro del banco.

Tengo 100 y debo 300. Pues bien, toca reequilibrar.

Y aquí entra la discusión del método. O rebajamos los 300, hacemos quitas de deuda (Chipre), o aumentamos los 100 haciendo que nos den dinero (España), o quebramos y con los 100 que se pague lo que se pueda y el resto que se aguante (Islandia).

La factura es la misma. Cara, sí, pero no mayor. Así que lo que importa es cómo se va a pagar. Más bien, quien la va a pagar.

Los distintos métodos no varían el total de la factura, que en todos los casos son 200, bien quitando, bien poniendo. Lo verdaderamente importante es quien se va a rascar el bolsillo. Veamos pues.

Chipre. Se hace una quita. Las deudas se reducen por decreto ley. Como ya hemos dicho las deudas es el dinero que otros han puesto en el banco, bien en depósitos (cuentas corrientes) bien en inversiones (fondos de pensiones, deuda, bonos, pagarés, participaciones preferentes, accionistas del banco...etc). Y aquí todos pierden, los inversotes del banco y los depositantes. Con la excepción de los que tienen menos de 100.000 euros, cuyos depósitos están garantizados por ley. Aunque en un principio se quiso que estos también pagaran.

Esa garantía a los depositantes salen de los presupuestos públicos. Así que los inversores pierden una parte de su dinero, y los contribuyentes del país aportan para pagar a los depositantes pequeños que no pueda cubrir el banco. Y esos son quienes pagan la factura.

Islandia. El banco se liquida. Desaparece. Vende todo lo que tiene y paga a quien puede. Los inversores del banco pueden perderlo todo o una parte, en función de la situación del banco. De nuevo los depósitos están asegurados. La diferencia de éste método y la quita es puramente conceptual. Una quita es una decisión de cuanto van a perder los inversionistas y una quiebra es cuando la quita real la pone la situación del banco. La diferencia, obvia, es que en un sistema el banco desaparece y en otro continua su andadura, de manera que se espera que no haga falta rescatar, por parte del estado, a los depositantes, porque la continuidad de la actividad hará viable el pago de depósitos.

En Chipre se espera que el estado no deberá de hacer efectiva la garantía de los 100.000 euros por depositante y en Islandia ya asumen que el estado se hace cargo de ellos, vía presupuesto público y el resto que se encomiende a sus dioses. Que se repartan lo que quede del banco vaya.

En Chipre la quita actual roza el 50% (pierden el 50% de lo que tenían). Aún así las ultimas estimaciones hacen pensar que no será suficiente esperan un escenario de quitas del 60%.

Y luego está España. Ay España!!.

Aquí, como cachondos y trileros que somos, hemos rizado el rizo.

Aquí les vamos a dar un préstamo a los bancos para que salgan de tan difícil situación. Aquí nadie va a perder nada, ni accionistas, ni inversores, ni depositantes. Aquí sólo necesitamos un poco de parné y tiempo. Aquí somos más chulos que un ocho.

Europa le prestará al estado, el estado avala el préstamo. El estado prestará a los bancos. Los bancos se recuperarán. Devolverán el dinero al estado y el estado devolverá el dinero a Europa. Y aquí no pierde nadie. Que “pa” listos, nosotros.

Esta es la versión que en repetidas veces han dado los ministros de este nuestro país. En marzo, de Guindos aseguraba que los españolitos no íbamos a perder nada, que era la única manera. Que había discutido con sus amigotes del restaurante y habían llegado a la forma más chula para pagar la cuenta. Después relataremos quienes eran los comensales que discutían.

Pues resulta que no. Que parece que la cosa no ha funcionado. El FROB, que es a quien Europa le presta, para aclarar, da por perdidos 36.000 millones de los 51.000 inyectados en la banca en 2013. Esos están perdidos seguro.

Pero desde que empezó la fiesta hemos inyectado 250.000 millones a los bancos. Para que se salven. Para que no haya quitas. Para que no quiebren. Para que nadie pierda, recordémoslo.

El FMI espera que se puedan devolver, por parte de los bancos, of course, unos 60.000 millones. Millón arriba, millón abajo.

Eso quiere decir que 190.000 millones de euros no se podrán devolver. Me refiero a que los bancos no los podrán devolver. Pero esos millones se los prestaron al estado español, y el estado responde de esos 190.000 millones que los bancos no podrán devolver, y que se los habíamos dado para que no quebraran, para evitar la quita, para que nadie perdiera.

Y así, para que nadie pierda, los contribuyentes españoles perderán 190.000 millones que los pagarán a base de recortes. En sanidad y educación se han recortado 10.000 millones. Ya sólo nos quedan 180.000. Para que nadie pierda.

Los inversores del banco no aceptarán ni un euro de quita. No perdonarán ni un euro de los derechos económicos que tienen en el banco. No perderán nada.

En la época de la burbuja, del milagro económico, los bancos no tenían suficiente dinero para prestar todo lo que querían. Así que pidieron dinero al exterior.

Según datos del Banco de España, la deuda que desde el Estado español se debe a acreedores extranjeros (deuda externa bruta), a 31 de marzo de 2011, asciende a 1,7 billones de euros, cifra que representa cerca del 170% del PIB español. Según los cálculos anteriores, esta cantidad significa casi la mitad de lo que debe el conjunto de la economía española. El resto sería deuda con acreedores españoles.

De todo ello, la parte de deuda pública con el extranjero representa únicamente el 18% del total de la deuda externa (307.000 millones de euros), -[es decir, no es un problema de deuda pública, de malgastar el dinero en lo público]-, mientras que todo el sector privado debe el 82% restante (1,4 billones de euros, de deuda privada, no pública). En este caso, las entidades financieras también son las principales deudoras, con un 44% de la deuda externa española (760.000 millones de euros), mientras que los otros sectores adeudan el 38% restante (662.000 millones). Así, según el Banco de España, los actores privados deben al extranjero una cantidad cercana al 140% del PIB español, en un momento de estancamiento de la economía y con casi 5 millones de personas en el paro.

En aquel restaurante, decidiendo cómo se pagaba la factura estaba Alemania. Sus bancos son los acreedores del sistema financiero español, donde invirtieron ante la perspectiva de grandes beneficios en el sector inmobiliario. Una quiebra significaría que deben conformarse con lo que pueda pagar lo que quede en el banco. Una quita sería aceptar una pérdida de su inversión. Así que han hecho un truco de magia. Han convertido la deuda privada en deuda pública, con el aval de todos los contribuyentes de este país.

Decidle a los españoles que ellos son más chulos que nadie. Mientras estén hinchados con el orgullo patrio, entrad por la puerta de atrás y dejadlo todo atado para que paguen ellos todo.

Se cambia la constitución española. En su artículo 135. PP y PSOE de acuerdo.

"Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta".

No sólo vamos a garantizar las inversiones extranjeras de grandes bancos europeos en España. Además vamos a pagar los intereses de garantizarles su inversión. Y se han asegurado, vía constitucional, de que en caso de dificultades de pago, lo primero que se tenga que pagar sean esos intereses. Antes que las pensiones, antes que las becas, antes que la educación, antes que la sanidad. Para que nadie pierda. Con PP y PSOE de acuerdo.

Los grandes, y pequeños bancos europeos invirtieron en el milagro del ladrillo español. Inversiones arriesgadas. La cosa no salió bien. No era tan milagro como se pensaba. Toca pagar la factura. Así que se reunieron en un restaurante y decidieron cual era la mejor manera de pagar la factura. Para que nadie, de los comensales, perdiera.

La factura estaba en la mesa, se la dieron a de Guindos, que se la trajo a España con la promesa de que la iban a pagar los malotes de los bancos. En ningún caso los contribuyentes españoles.

Al cabo de un tiempo, y viendo el buen resultado, el señor de Guindos nos obsequiará con un bonito “lo siento, me he equivocado, no volverá a suceder”.

Y mientras él nos obsequia con esto, y por una cuestión de vergüenza torera, de Guindos se retirará de la política. Se retirará a disfrutar de su puesto de consejero delegado ejecutivo con coche, chofer y secretaria tetona en un importante banco europeo.

Y de esta manera, la factura la pagará la sociedad española, en su totalidad, con dos cojones. Bueno con dos de esos y algún que otro servicio social menos, algún que otro derecho social menos, algún que otro derecho laboral menos, algún que otro poder adquisitivo menos, algún que otro futuro menos.

Para que nadie pierda!!!

PD.: Adivina adivinanza, ¿quién es nadie?









martes, 6 de agosto de 2013

Dolor utilizado


Cuando la fricción dentro de un grupo amenaza la cohesión de ese grupo, no hay nada como un objetivo común para cohesionarlo. Si ese objetivo es un enemigo, que sea común, entonces entra en funcionamiento las tripas. La razón se ve separada por la visceralidad, el sentimiento irracional. 
 
Se hizo un experimento social, el experimento de Robber's Cave, en 1954. Pero la literatura está llena de ejemplos. 

George Orwell, en su obra 1984, muestra una autoridad que siempre tiene un enemigo mortal de toda la vida, aunque este enemigo de toda la vida vaya cambiando en el tiempo. En el genial cómic V de Vendetta, de Alan Moore, el enemigo común crea suficiente miedo en la población para asegurar su sumisión. El político español Narciso Perales Herrero afirmaba que «La lucha interna nos debilita, la lucha externa nos fortalece». La película americana “cortina de humo”, cuenta como se inventan un enemigo común para ocultar un hecho político.

En todos los casos es lo mismo. Se crea una urgencia para no pensar en lo importante. Se atacan a las tripas para anular la cabeza.

El país este en que vivimos está rodeado por el fango. Paro de 26% sin esperanzas de que baje hasta 2018 según las últimas previsiones. La corrupción rodeando al poder y éste rezando por la prescripción o la nulidad o ambas cosas. Los sueldos en caida libre en un escenario de recesión. Las ayudas sociales para los más desesperados en retirada a los cuarteles de invierno. Los preferentistas estafados con medidas estéticas más que efectivas....

Cuando las normas son injustas es justo revelarse contra ellas, decía un tal Gandhi. La injusticia campa por doquier, con total impunidad. El cuestionamiento del poder también empieza a campar.

España es un país de navaja fácil, así que es mejor redirigir los navajazos. En tiempos de ese loco golpista bajito, nos enseñaban la bandera del demonio judeo-masónico-comunista, cosa buena para crear cohesión. Hoy no sería políticamente correcto. Hay que cambiar. Y puestos a cambiar, las viejas fórmulas siempre tienen éxito. Los clásicos. Gibraltar.

Así que ahora toca indignarse por este viejo asunto enquistado y sin solución posible. El recurso perfecto al que periódicamente acudir para hacer patria y desplazar la razón por la visceralidad.

Como en un partido de fútbol, ahora todos somos españoles, unidos. Por algo que, evidentemente, no se va a solucionar, ni a los políticos le interesa que se solucione, pues se quedarían sin comodín del público.

Y entre tanta indignación por los “llanitos”, nos ponemos a discutir sobre un conflicto que ya dura cientos de años, y nos olvidamos de los sablazos que nos están pegando a diestro y siniestro. Ahora queda mal afear a los nuestros. No es el momento.

Cortinas de humo.

El día 26 de julio se anunció que se habían perdido 36.000 millones de euros. Los mismos que en Marzo, el ministro de economía, nada menos, juró y perjuró que no íbamos a perder, que los iba a pagar la banca. Seguro!!!.

26 de julio. Fecha elegida por el gobierno para hacer el anuncio.

24 de julio. Un tren descarrila en Galicia. Es el accidente ferroviario más grave de España. 80 muertos y 178 heridos, eran las primeras noticias.

Quiero creer que no se ha pasado por encima de los muertos, de esa sangre, por un tema de estratega política. Quiero pensar que un mínimo de decencia queda en algún rincón.

Pero lo cierto es que la noticia del 26 ha quedado diluida ante la tragedia y el shock que supuso la del 24. Ningún telediario se ha hecho eco de la noticia económica.