lunes, 2 de junio de 2014

Transición 3.0


El rey Abdica. Se produce la herencia del poder de la jefatura del estado por consanguinidad. Un rey al que se le debe mucho, sí, pero que nadie eligió.

Vale, dirán que fue votado en un referéndum. Pero el voto con una pistola en la cabeza hay que relativizarla. Cuando se hizo el referéndum el clima político era de ruido de sables, como se demostró años más tarde con los tanques en las calles. No se eligió una monarquía. Se eligió una democracia, la mejor posible según las condiciones existentes, e incluso, algo más.

Suarez suspiró en el escaño cuando se aprobó la constitución. No las tenía todas consigo. Pactaron olvidar unos, no reclamar otros, borrón y cuenta nueva. Cambiaron las reglas del juego, permitiendo una democracia, a cambio de permanencia de lo antiguo, la monarquía designada por el dictador. Así se contentaba también al movimiento. Todos ganan, todos pierden.

Después vino el golpe. El rey tuvo un papel importantísimo en mantener esa débil democracia incipiente. Había miedo a los cambios. Tenían miedo los militares, que veían cambiar demasiado las reglas del juego, tenían miedo desde la izquierda, que no se lo acababan de creer y temían un golpe.

En ese estado de las cosas se aceptó al rey. Se aceptó una constitución, que venía con la condición de ser monárquica. Se rechazó los anhelos republicanos a favor de los anhelos de libertad.

Pero eso era ayer. La transición tuvo ahí su primer paso, pero no se cerró.

Tuvo un segundo paso cuando ganaron las elecciones el PP. SI. Así se acabó con aquello de que si mandaba la derecha volvería la guerra civil, que era el run run en calles y tertulias. Ganó el PP, no hubo guerra civil y la transición avanzó hacia la modernidad. Era posible un gobierno de derechas sin catástrofe militar.

Pero ya nos vamos haciendo mayores como pueblo. Ahora tocaría la tercera parte de la transición. Votar por aquello que no se pudo elegir en libertad, el modelo de estado.

No tiene nada que ver si el rey lo hizo bien o mal, si su mandato ha sido bueno o malo, transciende a la persona de Juan Carlos de Borbón. Se trata de si queremos monarquía o república, y de decidir únicamente sobre eso y en libertad. Es hora de cerrar el proceso de transición. Es hora de hacerse mayor.

Y si el pueblo español decide ser monárquico, larga vida al rey. Pero que no sea un tabú preguntar. Que no haya miedo a las decisiones del pueblo, que no se nos trate como niños sin criterio ni capacidades intelectuales de decisión.

6 comentarios:

  1. Felipe V fue el primer Borbón en el año 1700....Eran otros tiempos!

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Suárez suspiró cuando se aprobó la ley para la reforma política.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suarez suspiró cuando se aprobó la demolición controlada del sistema desde dentro, que és lo que quería decir, como concepto, más allá de la literalidad. Convencer a un sistema para que se hiciese el harakiri, usted disculpará.

      Eliminar
  3. Veo que no se perdona el crimen de que al rey lo puso el dictador. El dictador, si hubiese querido dictadura, habría puesto a alguno de sus declarados "perros de presa". Pero eso habría sido condenar a España a ser una segunda Cuba, una temible dictadura aislada del resto del mundo libre. Y el rey comprendió que tenía que ser democracia "sí o sí". La transición, puesta como modélica en muchos países democráticos y tomada como modelo en países en vías de democratización, ahora es vilipendiada por muchos. Yo viví muchos años de dictadura, y para mí la transición fue volver a vivir, a creer en las cosas buenas de la política. Lo malo para mí fue pagar con mis impuestos un sueldazo a criminales de la guerra civil, que fueron amnistiados. Pero a cambio podía opinar libremente sin temer ir a la cárcel por ello.
    Ahora estamos en el S XXI. Veo perfecto un referéndum sobre monarquía o república. Pero no jugando con cartas marcadas. Porque yo quiero saber quién va a ser el presidente de la república. Lo mismo que sabemos todos, si sale monarquía, quién va a ser el rey. Quiero saber si pondremos a Pablo Iglesias, a Susana, a Carrot Rubira, me da igual el que sea, pero que se diga antes.

    ResponderEliminar
  4. Todos, menos algún que otro militar, comprendieron que tenía que ser democracia si o sí, por eso aceptaron al rey, como mal menor. En cuanto a lo que hubiese ocurrido si esto o lo otro, pues lo que quiera, és arqueología futuróloga, y ahí todo cabe.
    Y finalmente, no llego a entender lo de las cartas marcadas. Si se opta por la república el presidente es elegido democráticamente cada cierto periodo, por lo que és imposible materialmente, quien será elegido. Y más aún por quien será relevado. Vamos es como si dice que podemos votar ser un país con elecciones democráticas a presidente pero para votar que sí debe saber a quien se va a elegir. Se vota un sistema, no un señor o señora concreto. Lo bueno que tiene una republica, precisamente, es la posibilidad de que CUALQUIERA puede ser jefe del estado, y, al mismo tiempo, podemos cambiarlo cada cierto tiempo, por voluntad popular, de manera que todoas las personas son iguales y la soberanía reside en el pueblo.
    No entendería elegir un sistema democrático, pero sabiendo quien va a ser elegido...porque dejaría de ser democrático. Seguramente no lo he entendido, pero la última parte de si razonamiento, parece no tener sentido.

    ResponderEliminar
  5. Saya dari indonesia.. salam kenal yah.. semoga sukses.:)

    ResponderEliminar